2016, un año con grandes tareas para los nicaragüenses


Para algunos es ya una vieja costumbre quejarse del año anterior y expresar la esperanza que en el siguiente “todo va a ser mejor”. Yo no comparto mucho esa expresión. El 2015 ha sido un año muy importante para nosotros los nicaragüenses y para la humanidad en general.

Sin perder de vista las guerras y enormes injusticias que existen todavía en el mundo o las tragedias que ocurrieron en París y otros lugares del planeta en 2015, quiero mencionar solo 4 acontecimientos que tienen una influencia trascendental para el desarrollo de la humanidad: Se ha logrado un entendimiento global en la COP 21 en París, la aprobación de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible hasta 2030 (ODS) por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Carta Encíclica sobre la Casa Común del papa Francisco I y los pasos del reordenamiento de la relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Nuestra Nicaragua ha demostrado su capacidad de atraer más inversiones al año 2015 para mejorar la economía del país y profundizar nuestras relaciones comerciales con el mundo entero, a pesar de una situación no tan fácil en los mercados internacionales.

Eso refleja, por un lado, la seguridad que existe en el país y por el otro que hemos seleccionado el camino correcto del diálogo para resolver problemas difíciles. Con eso no quiero decir que ya tenemos la “fórmula mágica” para todo, pero sí, quiero decir: con voluntad de todos se pueden buscar soluciones que muevan un país.

La creciente responsabilidad de las empresas en nuestras sociedades y la búsqueda de soluciones incluyentes e integrales son factores determinantes para este proceso. Es por eso que la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (UniRSE) y todo el sector empresarial queremos aportar a la elaboración de un Plan Nacional de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible en Nicaragua.

Las grandes tareas que nos esperan hoy y en el futuro no pueden ser resueltas por una sola parte; para eso se necesita la alianza de todos los jugadores en este proceso, tanto del sector empresarial como del sector público y la sociedad civil.

Pero como el crecimiento del país es interés de todos, tenemos que buscar soluciones sostenibles en responsabilidades compartidas. Eso no va a ser fácil y no va a pasar sin problemas, lo más importante es que tratemos de garantizar las condiciones básicas para este proceso buscando soluciones pacíficas y del interés de todos.

Elecciones libres y democráticas son parte de este proceso.Personalmente creo que Nicaragua con sus experiencias iniciales de crear un diálogo entre el Gobierno y el sector empresarial ya puede aportar mucho y va a poder aportar más si este diálogo incluye también sectores como la sociedad civil, la academia y los sindicatos. En este sentido también podemos trabajar, en profundizar este proceso a nivel regional. Deseamos a nuestra Nicaragua, y a todas y todos los amigos de la RSE, un buen año 2016.



Agenda

Comunicación

La Columna de la RSE

Suscribete a nuestro boletín

Canal Youtube

Programa de TV

Facebook